Sí Se Puede asistió a la jornada sobre el autismo

El pasado 2 de abril, con motivo del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, la asociación NorTEA celebró la jornada «Trastornos del Espectro Autista y familia» en el vecino municipio de San Sebastián de los Reyes para dar a conocer el autismo y sensibilizar sobre las personas afectadas por el Trastorno del Espectro Autista.

Durante la jornada a la que asistió nuestra consejera del Patronato Municipal del Bienestar Social, Nuria Paredes, quedó patente la necesidad que existe de potenciar una información veraz sobre la enfermedad desligándola de este modo de la visión ficticia que se ha visto impulsada por el cine o la televisión.

Nuria Paredes, consejera del Patronato de Bienestar Social de Sí Se Puede Alcobendas, asistió a las jornadas sobre concienciación del autismo.

Nuria Paredes, consejera del Patronato de Bienestar Social de Sí Se Puede Alcobendas, asistió a las jornadas sobre concienciación del autismo.

De hecho, uno de los grandes problemas con los que se encuentran las familias es la falta de un diagnóstico precoz por parte de los médicos o pediatras de cabecera. Cuanto más tarde se derive al menor al neurólogo, más tarde comenzará un tratamiento adecuado y, por lo tanto, más tardará en beneficiarse de los avances resultantes del mismo.

Lo que está claro es que es imprescindible que el trabajo con los niños no termine en el aula de apoyo, sino que ha de continuar en el aula ordinaria. Para ello, es necesario que los profesores conozcan las atenciones especiales que necesitan los menores y practiquen la misma metodología que estos necesitan.

Para todo ello, la Asociación NorTEA no sólo pone a disposición de las familias información, metodología y servicios de ayuda, sino que se convierten en un completo apoyo transformándose, de este modo, en una gran familia donde no sentirse solos, aislados o desprotegidos.

Nuria Paredes afirmaba que «nadie quedó indiferente ante los testimonios de las familias. Nos emocionamos, lloramos juntos… No fueron lágrimas de pena, sino de alegría. Alegría de ver la felicidad en sus caras al haber aprendido a comunicarse con sus pequeños y haber descubierto ese mundo que trataban de mostrar sin éxito. Gente pequeña haciendo grandes cosas».

 

Si te gusta, comparte...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email